El voluntariado social

Cartel de Voluntariat social de l'ajuntament de Sant Cugat

Para el cristiano, el voluntariado social no es una opción libre: es una llamada, una actitud, un compromiso inherente a la fe, una característica propia del seguimiento de Jesús. Resulta impossible ser cristiano, pertenecer a la comunidad que celebra el memorial del amor y de la entrega de Dios por la humanidad, sin darnos gratuitamente y como respuesta agradecida a su iniciativa.

El solo hecho de ser discípulo de Cristo ya implica el voluntariado social, entendido más como estilo de vida y no tanto como otra más en el listado de las obligaciones éticas. Esta nueva visión de la caridad, inherente al talante evangélico, también ejerce de correctivo de formas incorrectas, aunque estén cargadas de buena fe.

También «hacer caridad» puede ser un antitestimonio cuando determinados gestos gritan a los cuatro vientos que la mano derecha sabe qué da la mano izquierda, contradiciendo así la voluntad de Jesús que propone otro tipo de control de calidad. Eso explica determinadas reacciones contra la palabra caridad cuando ésta no refleja las condiciones que dicta Jesús en el Evangelio, las que exige a sus seguidores.

Dejarse corregir por el Evangelio y por el propio Jesús pide también una fuerte dosis de humildad y el abandono de ciertos protagonismos que pretenden utilizar a los pobres bajo el pretexto de sobresalir o de hacer algo que tranquilice la conciencia, en definitiva, no servir a los pobres, sino servirse de ellos. El amor lo corrige y obliga a actuar de otra manera, no tanto en la línea de dar sólo cosas materiales, sino de darse uno mismo, voluntariamente.

Un voluntariado social animado por la fe, a pesar de que su ardor es original, es capaz de abrirse a cualquier necesidad y trabajar con todo el mundo. Sabe muy bien que existe una manera de ver la realidad que ensancha la propia visión personal y social. La opción por el seguimiento de Jesús hace aún más radical esta visión por la dimensión trascendente de la fe, la cual proyecta el creyente a las dimensiones de Dios, Amor sin límite. Entonces, el testimonio del cristiano hará más creíblela Iglesia en cuanto es todo el cuerpo social el beneficiario de su acción.

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

Castellà, , , , Permalink

Deixa un comentari