El turista puede devenir peregrino

Muchas Iglesias parroquiales, santuarios y capillas a lo largo del año acogen a turistas, y especialmente en pleno verano, cuando se organizan unos días de vacaciones. Un fenómeno que afecta a ciudades, pueblos y mundo rural, no sólo por el hecho del turismo religioso, sino porque se aprovecha cualquier acontecimiento popular festivo que puede ser un enriquecedor intercambio humano y cristiano. ¡El turista puede devenir peregrino!

«El viaje —dice Benedicto XVI— es manifestación de nuestro ser Homo viator, al mismo tiempo que refleja ese otro itinerario, más profundo y significativo, que estamos llamados a recorrer: el que nos conduce al encuentro con Dios.» A la Iglesia, se nos pide favorecer este encuentro, mediante una acogida cordial en nuestras Iglesias parroquiales y santuarios, la expresividad de los signos litúrgicos, la proclamación entendedora de la Palabra de Dios y una predicación que ayude a asimilarla con gozo.

El turismo, como fenómeno característico de nuestra época y uno de los signos de los tiempos que la definen, puede ser iluminado y transformado por la Palabra de Dios. Tenemos muchas ocasiones, tanto en el trato que acerca a personas de culturas diferentes, como en el intercambio de palabras, silencios y signos que se producen en una celebración litúrgica, junto con aquellos elementos catequéticos que ofrecen no sólo una buena información religiosa, sino que ayudan a la propia vivencia de la fe.

El Santo Padre ha dicho recientemente que «la posibilidad de admirar la belleza de los pueblos, de las culturas y de la naturaleza, nos puede conducir a Dios, favoreciendo la experiencia de fe, pues por “la grandeza y hermosura de las criaturas se llega por analogía a contemplar a su Creador”» (Sb 13,5). Una Iglesia que acoge con amor y crea clima de comunicación, ¡evangeliza! Unos cristianos muy dispuestos a atender a los visitantes, mostrándoles la belleza de los elementos arquitectónicos, artísticos, litúrgicos y catequéticos que componen un espacio religioso, pueden ayudar a iniciar o a perfeccionar un camino creyente, a hacer realidad una proximidad espiritual y a descubrir el valor de una comunidad cristiana que los acoge y con ellos lo celebra.

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

Castellà, , , , , , , , Permalink

Deixa un comentari