Con una jarra vacía junto al pozo

Así hemos querido acercarnos a Jesús una cuarentena de jóvenes con ganas de escucharlo. ¡Se nos ha dicho tanto que todo tiene sentido a partir del encuentro con Él! Hemos intentado hacerlo realidad encontrándonos, leyendo y escuchandola Palabra de Dios, meditándola y rezando. El momento clave ha sido la Eucaristía. Por la fe hemos reconocido su presencia, nos hemos alegrado de experimentarla juntos, nos hemos animado a comunicarlo, como hizo aquella mujer samaritana que acudió al pozo de Sicar con una jarra vacía.

Ha sido una jornada muy bien aprovechada. Nos hemos situado ante el texto evangélico para ver, entender y saber qué dice. Hemos querido dejarnos iluminar —como ha hechola Iglesiaen el reciente Sínodo sobre la nueva evangelización para la transmisión de la fe— por una palabra, la del Evangelio, que siempre es viva y eficaz. Por eso hemos querido meditarla y, a su luz, observar nuestra vida y la de todo lo que hoy pasa. Desde esta visión creyente, hemos rezado, es decir, hemos intentado entrar en diálogo con Jesús, ya que sólo Él nos conoce y es capaz de decírnoslo todo.

Unas 40 personas participaron el pasado domingo 25 de noviembre en el retiro de jóvenes en Martí Codolar que organizó la Delegación de Juventud, con motivo del Año de la Fe

Sobre todo, nos hemos preguntado: ¿de qué tengo sed? ¿A qué pozo o pozos acudo normalmente? ¿Cuál es y cómo es hoy mi diálogo con Jesús? Y, ¿cómo es mi oración en el corazón de la vida de cada día?

El momento que hemos compartido la experiencia vivida ha puesto de relieve las inquietudes y los anhelos, también los retos que los jóvenes tienen y a los que cada día han de dar respuesta. Jóvenes misioneros entre los jóvenes, también nos hemos preguntado si en algún momento hemos ocupado el lugar de Jesús cuando nos hemos encontrado con compañeros, amigos y amigas, que también han acudido al pozo con una jarra vacía y buscando a alguien que les escuche, les acompañe, les comprenda y les llene de sentido la vida.

Hemos visto que la atracción por Jesús es algo más que un gesto de admiración puntual. Como a tantas personas con las que se encuentra, también ahora y aquí nos invita a ver y vivir cosas mayores. Seremos como aquella jarra que se ha dejado llenar del agua viva que Jesús le ha ofrecido y que siempre mana.

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

 

Castellà, , , , , , , Permalink

Deixa un comentari