Olor a oveja

El Buen Pastor

La mejor teoría es la que sabe formular bien, cuando se vive, el mejor comportamiento en la vida. Lo hemos aprendido de Jesús y de la práctica de los primeros cristianos. Toda explicación, para ser coherente, necesita de la verificación de lo que es verdaderamente testimonial. «La obra que llevo a cabo —dice Jesús— es una prueba evidente de que el Padre me ha enviado» (Jn 5,36). El testimonio tiene lugar entre la gente, en el corazón del pueblo. El «olor a oveja» es síntoma del gozoso y dramático eco de la vida del rebaño en el corazón del pastor y del testimonio que de él se desprende.

La Palabra de Dios nos lo dice claramente: «No amemos de palabra ni con la boca, sino con hechos y de verdad», y añade: «Si alguno dice: “yo amo a Dios”, y odia a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve» (1Jn 3,18;4,20). Y también: «¿De qué le sirve a uno decir que tiene fe si no tiene obras? Así también la fe: si no tiene obras, está muerta en sí misma» (St 2,14-17).

Ahora, el Papa Francisco nos propone una pastoral que vive la plena comunión entre pastor y ovejas. Nos dice que Jesús «ha salido de sí mismo para venir a nuestro encuentro y ha colocado su tienda entre nosotros para traer la misericordia que salva y da esperanza. Es un tiempo de gracia que el Señor nos ofrece para abrir las puertas del corazón, de la vida, de las parroquias y movimientos, saliendo al encuentro de los demás y brindando la luz y el gozo de nuestra fe».

Lo que se espera de todos y de cada uno es el esfuerzo de caminar juntos, sin crear diferencias ni buscando privilegios, y viviendo según aquella unción que nos marca y nos identifica; una unción —nos dice el Papa Francisco— que no es para perfumarnos a nosotros mismos, sino a los pobres, a los cautivos, a los enfermos, a quienes están solos y tristes. Por eso, quiere que especialmente nosotros seamos «pastores» con «olor a oveja», capaces de tanta identificación con el rebaño que se nos reconozca porque vivimos orientados hacia el acto supremo de ir dando la vida por amor, como Jesús, el buen Pastor.

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

Castellà, , , , , , , , , , , Permalink

Deixa un comentari