Identidad ciudadana y pertenencia social

Citando el Concilio Vaticano II, leemos en el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia que «el orden social y su progreso deben subordinarse al bien de las personas» y que debemos «considerar al prójimo, sin ninguna excepción, como otro yo, cuidando en primer lugar, de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente». Se trata del mismo concepto de persona humana, que es de hecho —según la propia doctrina social— el fundamento y fin de la convivencia política y responsable de las propias opciones y capaz de llevar a cabo proyectos que dan sentido a su vida, a escala individual y social.

Por otra parte, afirmando su apertura a la Trascendencia y a los demás, la persona humana alcanza la plena y completa realización de sí misma, lo cual significa que para ella, criatura naturalmente social y política, la vida social no es algo accesorio, sino una dimensión esencial e ineludible. Como consecuencia, el pensamiento social de la Iglesia afirma que la comunidad política, realidad connatural en los hombres, existe para obtener un fin que de otro modo sería inalcanzable: el crecimiento más pleno de cada uno de sus miembros, llamados a colaborar establemente para realizar el bien común, con el empuje de su tensión natural hacia la verdad y hacia el bien.

Por eso, no podemos disociar de ningún modo ética personal y ética pública si queremos verdaderamente construirnos como «pueblo» entendido como un «nosotros», verdadera comunión de personas comprometidas en la búsqueda compartida de la verdad, del bien y de la belleza. La comunidad política, pues, encuentra en la referencia al «pueblo» su dimensión auténtica, ya que le caracteriza compartir vida y valores, hecho que es fuente de comunión espiritual y moral.

El cardenal Bergoglio, hoy papa Francisco, dice que «la persona social adquiere su plena “identidad” de ciudadano en su pertenencia a un “pueblo”. El reto de la identidad de una persona como ciudadano es directamente proporcional a la manera como vive su pertenencia. ¿A quién? Al pueblo donde nace y en el que vive».

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

Castellà, , , , , , , , , , , , , Permalink

Deixa un comentari