Como la mirada de Jesús

Para los cristianos, éste es un objetivo y un reto, fruto de la calidad evangélica de la oración. Mirada que en estos momentos de crisis quiere observar la realidad personal y social como Jesús la mira. Más de seis millones sin trabajo y dos millones y medio de trabajadores bajo el umbral de la pobreza son cifras demasiado alarmantes para no ser tomadas seriamente.

Las cifras son cifras, pero tras cada una de ellas hay una persona singular, hay un hombre, una mujer, un chico, una chica, unos niños, unos ancianos, familias enteras, víctimas de una crisis financiera que alguien ha calificado de desastre ético. Además de un urgente consenso social, debemos recuperar aquel diálogo ético que analice las carencias morales que estamos sufriendo. Desde la propia Iglesia —entre ellos, colectivos de acción caritativa y Pastoral Obrera— se está denunciando que, mientras debatimos cuál es la mejor tripulación, el barco de la sociedad se hunde y no se auxilia a las víctimas.

Cada vez se hace más evidente que no es suficiente con exigir justicia social, que es el primer paso que nadie debería poner en duda. A ello, debemos añadir la caridad social y la práctica constante de la misericordia: son las antípodas del individualismo egoísta y de la avaricia que han envenenado las relaciones humanas. Hay que educar la conciencia social. Nos lo enseña la Doctrina Social de la Iglesia, tan desconocida como poco practicada; en ella, la persona humana, hecha a imagen y semejanza de Dios, tenemos el fundamento de todo, y la lógica del don, que abre corazones y espacios para la gratuidad, nos dan la clave para entender cuál es la mirada de Jesús.

Una mirada comprensiva imperada por la misericordia y el perdón; una mirada que sabe discernir, sencilla y astuta al mismo tiempo; una mirada cargada de indignación ante la injusticia; una mirada contemplativa que observa desde la fe, la esperanza y el amor; una mirada seguida de resolución, que no deja pasar de largo y actúa con decisión. Una mirada que ve dónde se necesita amor y actúa en consecuencia, siempre como Jesús.

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

Castellà, , , , , , , Permalink

Deixa un comentari