La mejor denominación de origen

En nuestras comunidades cristianas deberemos plantearnos siempre cómo ser sal que dé buen sabor y salir del desgaste y la inercia que a menudo se sufre. Tenemos que dar pasos decididos de cooperación que nos hagan vencer el aislamiento y la autosuficiencia, hacer posible una atención a las personas más compartida y más repartida. El campo de la evangelización es tan amplio que las acciones a llevar a cabo han de ser complementarias y apoyadas por todos. Pensamos, pues, que el único salvador es Cristo.

Sin duda, el buen sabor que tenemos que dar siempre ha de contar con un fundamento inalterable que es la presencia y la acción del Espíritu en nosotros. Sólo da buen sabor quien encuentra buen gusto en lo que quiere comunicar porque de él lo ha recibido como don. El gusto por las cosas de Dios tiene este sabor inconfundible y quien lo tiene —ésta es la sabiduría como don del Espíritu— lo contagia casi sin darse cuenta; llega a identificarse tanto con él que, cuando se manifiesta, la persona ha adquirido una fuerza interior y exterior bien definida. Podrá decir: «Ya no soy yo quien vivo, es Cristo quien vive en mí

Éste es el elemento clave que unifica nuestra vida y nos hace sensibles a contemplarlo todo con los ojos del Dios-Amor y profundizar en él como nos ha mostrado Jesús en la encarnación, y como es vivido en la Iglesia por tantas personas que lo han descubierto y, en la oración y la acción, lo viven cada día con sencillez.

La pastoral de conjunto, como signo de comunión, puede ser una luminosa manifestación de la unidad interior que da el seguimiento de Jesús. Por eso, no es tanto la suma o yuxtaposición de actividades que por separado se programan en cada lugar ni tampoco el pretexto de hacerlo porque siempre se ha hecho, sino la unificación de esfuerzos que ayudan a simplificar las estructuras para ponerlas al servicio de las personas. El camino válido es hacerlo con conciencia de misión y no de protagonismo, con la firme voluntad de vivir aquel espíritu de servicio que sólo el amor puede explicar.

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

Castellà, , , , , , , , , Permalink

Deixa un comentari