Creer sin ver

Los discípulos de Jesús lo escuchan juntos, en comunidad: «Bienaventurados los que creen sin haber visto.» Por eso, estamos convencidos de que la evangelización es posible cuando cada uno de nosotros se siente miembro vivo de la comunidad cristiana, la Iglesia. Es necesaria esta base. Nosotros pasamos y también pasará la Iglesia, sin embargo, permanecerá Jesucristo, quien ahora ha de ser «creído» y «anunciado» con firme convicción.

La incredulidad de Santo Tomaá. Caravaggio (1602)

Hay que decirlo alto y claro, como san Pablo: «Es una obligación, ¡y pobre de mí si no anunciara el Evangelio!» (1 Co 9,16). Más aún: «Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles. He tratado de adaptarme lo más posible a todos, para salvar como sea a algunos. Y todo esto lo hago por el Evangelio, del cual espero participar.» Y será más adelante que dirá: «Ya veis cómo procuro yo complacer a todos en todo, no buscando mi conveniencia, sino la de los demás, para que se salven» (1 Co 10,33). Es así la vida del apóstol, un paradigma de lo que ha de ser nuestra vida de creyentes.

Como Tomás, que reconocerá públicamente a Jesús, Señor, diciendo «¡Señor mío y Dios mío!», la vida del cristiano es una constante confesión de fe. No es suficiente con decir «¡Jesús está vivo!», debemos ser testigos de ello, viviendo y transmitiendo los valores del Reino: la gratuidad, la alegría, la paz, el amor, la misericordia, el perdón, la esperanza, la acogida, la dedicación a los más pobres, la denuncia profética, la oración, el sentido comunitario, la austeridad solidaria, la defensa de la vida…

La adhesión a la persona de Jesús pasa por la creyente convicción de esta presencia única, hecha anuncio en la evangelización, celebrada en los sacramentos dela Iglesia y prioritariamente enla Eucaristía, y reconocida en todo hombre y mujer, especialmente en quien tiene hambre, sed, quien está enfermo, desnudo, es forastero o en la cárcel (cfr. Mt 25,31-46).

Después de la resurrección, la comunidad cristiana recoge de Jesús esta llamada a descubrirlo en el hermano necesitado como elemento que definirá el sentido del seguimiento y el lugar concreto donde encontrarlo. Recibirá la fuerza siempre del encuentro con Él enla Eucaristía.

Sebastià Taltavull Anglada
Obispo auxiliar de Barcelona

Castellà, , , , , , , , Permalink

Deixa un comentari